¡ ACCIÓN !

jueves, 29 de septiembre de 2016

Reflexiones

Hoy me he levantado, como tantos y tantas ciudadanas, sumida en la incertidumbre, hartazgo, decepción, sobre nuestro panorama político.
Estamos gobernados por un montón de personas egocentristas que solo ansían su poder, caiga quien caiga.
Nos están tomando el pelo, uno a uno, desde el extremo izquierdo hasta el extremo derecho.
Dónde queda la empatía, el diálogo, el querer entenderse y llegar a acuerdos para el bien de lo que se supone, es nuestro país y nuestros intereses? En el baúl de los recuerdos, en una época dónde las personas y los partidos tenían principios.
Nadie está en posesión de la verdad y el que piense así, mal va, o al menos no debería estar en política.
Vivimos en una época donde nos importa mas amontonar un montón de "me gustas" o solucionar las cosas con frases preciosas pero vacías y carentes de verdaderos sentimientos.
Vivimos en mundos selfianos, llenos de caras hermosas y felices momentáneamente.
Hemos abandonado o dejado morir, muchos valores que eran los que nos sostenían como grupo.
Solo oímos y vemos lo que queremos ver y oír pero nos cuesta tanto escuchar otras voces, aunque estas sean diferentes a las nuestras. Así, escuchando otras voces, diferentes, es como se enriquece una como persona, de lo contrario acaba uno viviendo en un gueto, sin ver mas allá de nuestros propios prejuicios y retroalimentando nuestras desgracias.
Siempre me ha gustado la gente anónima, la que hace día a día, sin salir en la foto y sin pedir que se le aplauda constantemente por lo que hace, esas son las personas que hacen que las cosas funcionen.
Hay una falta de respeto hacia lo que no es como tu, intolerable y muy dañina. Esa vulgaridad de actos por conseguir derechos, una barbarie que hace apología de que el fin justifica los medios. ¡Miedo me da!
No me gustas los fanatismos ni los extremismos, son muy peligrosos y nos hacen no ver mas allá de nuestras propias convicciones, y aunque sean en algunos casos acertadas, en el fondo, puede que las formas no sean las mas adecuadas.
Es muy difícil gobernar o dirigir, ya sea  una fábrica, un instituto o una AMPA, hay que contar con TODOS, los afines y los que no y escuchar todas las voces, y ser sensato y consecuente. No siempre la culpa es del otro, tenemos que hacer autocritica y saber rectificar cuando nos equivocamos y sobre todo, tirar hacia adelante, no enrocarse y terminar ahogado, solo y amargado.
Solo hace falta un poco de sentido común, empatía, dialogo, respeto, saber ceder y saber reconocer nuestro errores y pensar, de verdad, en el bien común.
En fin si hay una cosa que he aprendido en mis años de vivir de aquí para allá y tratar con personas muy distintas a mi, es que en el fondo no somos tan diferentes y que si hay voluntad y buenas intenciones y maneras se puede convivir y aprende ¡y mucho!, solo hay que escuchar, intentar entender y ponerse, de vez en cuando, en el lugar del otro, la empatía es fundamental para la convivencia y solo así se entenderán y solucionaran muchos problemas.
Como recomendación, si os gusta la política, es que veais Borgen, creo que nuestros políticos deverian  verla también y tomar buena nota de ella.
¡Cuánta educación democrática necesitamos! ¡Cuánta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario